0

¿Podría funcionar vuestra empresa sin jefes?

Las mejores vacaciones del verano son las vacaciones de lo cotidiano.

Las rutinas desaparecen o, en el peor de los casos, cambian, y esto nos obliga a dejar de conducir por la vida con el piloto automático, a mirar las cosas desde otra óptica, y con menos prisas. Es el momento para percibir lo que pasaba desapercibido.

El verano es contraste. Es sol y sombra. El momento de abrir el abanico… de posibilidades. Es época de revelaciones y revoluciones, de revelar y de rebelarse. Un tiempo para abrir los ojos tras las gafas de sol. Para dormir más, pero también para despertarse.

Jefes
Continue Reading