0

El fallo más común en la entrevista de desempeño

Hoy toca post tan reiterativo y necesario como la advertencia de una madre. Hoy no creo que vaya a descubriros nada nuevo. El fallo más común de la entrevista de desempeño, lo es también de cualquier otra reunión. Efectivamente, hablo de la preparación.

Probablemente no os voy a decir nada que no os haya dicho antes vuestra conciencia, pero hoy me puesto mi sombrero de copa y mi levita de Pepito Grillo. Así que vamos a ello… ¿Preparados?

preparación

Seguir leyendo →

0

Elogio a la gratitud en el tercer aniversario del blog

La gratitud siempre ha sido una cualidad que he valorado en los demás, pero desde que escribo “En buena compañía” la apreció aún más. Y, lo más importante, creo que escribir aquí me está ayudando a desarrollarla. Me siento una persona un poco mejor (sin exagerar), porque me habéis hecho ser más agradecido.

Gracias por hacer que este blog haya cumplido tres años.

aniversario3_gratitud

Seguir leyendo →

0

Lecciones que aprendí en mi primer proyecto de transformación digital

Hoy quiero hablaros de mi primer proyecto de transformación digital y de lo que aprendí de él.

Fue a principios de los ochenta. Sí, tan pronto. Ya lo sé, a algunos no os salen las cuentas mirando mi foto de avatar. Así que os confirmo, era un niño entonces. Y no, no seáis mal pensados, no fue un proyecto en Asia reportando a un joven empresario gallego que empezaba a acumular fortuna vendiendo ropa. No hubo explotación infantil.

Sí fue un proyecto casi internacional, al menos tuvimos que cruzar el estrecho. Sucedió en Ceuta. Allí acudí con mi familia. Estaba a punto de entrar en nuestras vidas el reloj digital.

Digital transformation

 

Seguir leyendo →

0

La detección del talento no es el final del camino

“¡Eureka!” Se oye por los despachos de RRHH cuando por fin se tiene una lista con todo el talento de la empresa identificado. No es para menos, es el resultado de meses de entrevistas con los jefes, de implantación de procesos de evaluación más o menos sofisticados, de un tira y afloja final, con regateos dignos de bazar egipcio, para alcanzar una vez más los dictados de mi querido (nótese la ironía) tío Gauss o de su primo Pareto.

¿Ya podemos descansar tranquilos?… Pues me temo que no. Me temo, que aunque a veces no lo parezca, esto es sólo el principio del camino.

Talento

Seguir leyendo →

0

El liderazgo y la “Trump formación” digital

Hay posts que cuando los escribes sabes que te harán ganar lectores. Este es uno de ellos. Lo que pasa es que los lectores que voy a ganar probablemente sean de la CIA, porque como los más sagaces habréis deducido por el título y la ilustración que acompaña estas palabras, hoy voy a hablar sobre Trump.

Que haya quién confunda el cuestionable uso del nuevo presidente de USA de las redes sociales con una competencia del liderazgo 2.0 es de guasa. Es la típica cosa que aparenta ser algo que en realidad no es. Vamos, un Trump-antojo.

Trump formación digital

Seguir leyendo →

0

No es lo mismo humildad que invisibilidad

Ay, las tradiciones, esa forma indirecta de educar. Ese modo de inculcar coordenadas inamovibles en nuestros mapas mentales. Esa estrategia, normalmente involuntaria, para tergiversar palabras y conceptos… como la humildad.

Estamos en Semana Santa, época particularmente representativa en lo que al mundo de las tradiciones se refiere. Aquí los cofrades utilizan capillo porque parece ser que el sacrificio debe ser anónimo. No voy a cuestionar esto, no quiero meterme a opinar en terrenos ajenos. Pero una cosa si tengo clara, que no te engañen, en tu vida laboral no debes ser un nazareno.

Humildad Nazareno

Seguir leyendo →

0

La transformación digital no es para mí

Hay gente que cada mañana además de ducharse, peinarse, y lavarse los dientes, probablemente también se embadurna con aceite de pies a cabeza para conseguir que todo le resbale.

Cuando los vientos de cambio soplan con más fuerza que nunca, hay quien prefiere la (aparente) tranquilidad de su refugio de agnosticismo.

También los hay que sacaron la calculadora, y con la mente puesta en la meta de la jubilación prefieren hacer oídos sordos a aquello que altere su entorno de cotidianidad controlada.

A todos ellos los visualizo con boina y bajando de un taxi (por supuesto ni Uber, ni Cabify), mirando a su alrededor y exclamando a lo Paco Martínez Soria: “La transformación digital no es para mí.”

La transformación digital no es para mí marco

Seguir leyendo →

0

Un globo, dos globos, tres globos…

Prometo que no lo hago aposta. No hablo como Gandalf cuando estoy con mi hijo, y no trato que cada frase contenga una enseñanza… ni quiero, ni puedo.

Pero ha vuelto a pasar , un comentario dicho de manera espontánea me ha llevado a una reflexión mucho mayor. Sucedió hace un par de semanas, cuando entró en modo llanto desconsolado porque un globo se le explotó.

Dije lo primero que vino a la cabeza, que resultó ser: “Hijo, los globos son así, hay que disfrutarlos cuando están hinchados, porque tarde o temprano acaban desinflándose o explotándose…” Hice una pausa, y una conexión se produjo en mi cerebro. Entonces concluí: “… como todo en esta vida”.

Globo

Seguir leyendo →

1

La Inteligencia Artificial ha llegado a la ciudad

Estamos a marzo y ya tengo claro qué asunto va a acaparar mis lecturas de “no ficción” para este 2017 (y más allá): La inteligencia artificial. Curiosamente un tema al que hace tiempo llegué a través de novelas (y películas) de ficción, pero que ahora es tan real que me hace moverme por los terrenos donde curiosidad y temor limitan.

Citando a R.E.M., es el final del mundo tal y como lo conocíamos. No se trata de un cambio que vaya a afectar a nivel laboral, ese es el efecto colateral, es una transformación social. Un tsunami irreversible que se aproxima desde alta mar. Y ahora es el momento de decidir subirse a esa ola o esperar en la orilla y dejarte arrastrar (o arrasar) por ella.

Inteligencia Artificial

Seguir leyendo →

0

Tengo la razón, no tengo nada

Nos encanta tener la razón. A mí el primero. Probablemente, junto al dinero, una de las posesiones más inútiles y que generan más conflictos.

Tengo la razón, me lo han reconocido, me han dado el premio. Y estoy tan exultante que ni siquiera me doy cuenta que, por el camino de satisfacer mi ego, he generado tensiones, he herido sensibilidades, he cerrado la puerta a nuevos puntos de vista y he perdido afectos.

Tengo razón no tengo nada

Seguir leyendo →