0

La mala suerte

Hoy me dijeron que tuve mala suerte, y mientras asentía con la cabeza, con las tripas me rebelaba.

Nunca he creído en la mala suerte, aunque en múltiples ocasiones me he visto tentado a adoptarla. Como el ateo que reza cuando se acerca la muerte. En los malos momentos cualquier refugio parece bueno para el alma.

La mala suerte es un recurso baldío. Un terreno estéril. Ese amigo peligroso que tu madre te dice que no te va a traer nada bueno.

mala suerte

Seguir leyendo →

0

El blog se pone lustroso: Cinco años en buena compañía.

Recuerdo cuando hace un lustro comencé esta aventura del blog “En buena compañía”. Sabía que no sería algo pasajero, porque quería que fuera un reflejo de mi manera de entender la gestión del talento, y tenía claro que eso no se contaba en tres posts.

Lo de empezar escribiendo a ritmo semanal era una apuesta arriesgada, pues como constaté muchas veces durante los primeros años en los que seguí este ritmo, más de un miércoles me obligó a quedarme hasta las tantas para cumplir el compromiso que había pactado conmigo mismo y por ende con los lectores.

Siempre que recuerdo el inicio recuerdo también aquella pregunta que me hacía ¿Seré capaz de escribir 52 artículos? Esa era la duda que me carcomía durante las primeras semanas, pues pensaba que aguantar menos de un año sería casi una obligación. Hoy, con más de 200 post a mis espaladas aquellos temores se han disipado, y me encuentro satisfecho por haber conseguido plasmar mis ideas sobre el apasionante mundo de las personas en las empresas, y sobre todo, por disfrutar por el camino con esta aventura.

5 años blog

Seguir leyendo →

0

Por una empresa libre de zascas

No me gustan los zascas. Por no ser tan tajante, diré que en un entorno de amigos quizás puedan servir para echarse unas risas. Fuera de ahí, comienzan a ser una lacra.

El zasca, para quién haya vivido aislado de las redes sociales y el mundo en general en los últimos años, es en teoría una réplica (verbal) ingeniosa que deja a tu interlocutor mudo, y en evidencia y, si es posible, al borde de querer cortarse las venas.

Los zascas buscan cada vez más reforzar el ego de quién lo emite o directamente hacer daño al que lo recibe, y por ahí mi relación con ellos se ha ido desencantando.

zascas

Seguir leyendo →

0

Resiliencia, la más humilde de las competencias

Aunque ha conseguido ser palabro de moda, la resiliencia, la auténtica, viene exenta de vanidad. Detesta los focos.

No necesita ser exhibida, ni necesita grandes alharacas, lo suyo es estar ahí en la sombra para cuando se la requiera… y más temprano que tarde, esto suele suceder.

La vida en general, y más específicamente en el contexto de este blog, la profesional, no suele ser un camino recto. Hay curvas, hay cambios (de rasante), y nuestra capacidad de adaptación será la que nos permita mantener el rumbo para alcanzar nuestras metas.

Resiliencia

Seguir leyendo →

0

¿Cómo hubiera gestionado una Inteligencia Artificial el saludo “Qué pasa, cerdo”?

Hablando con otros blogueros he llegado a la conclusión de que cada uno tiene su forma de gestionar las publicaciones. Unos planifican y escriben con mucha antelación, otros improvisan todo el rato, y, bueno, yo intento estar en un punto medio aunque no siempre lo consigo.

Mi recurso vital es un documento en Word llamado “Posibles temas posts” donde voy añadiendo las ideas sobre los que creo que puedo escribir, en cuanto estas se me cruzan por la cabeza, y al que recurro cuando me enfrento al papel en blanco. Pues bien, desde el principio de los tiempos hay en esa hoja una línea referida a una anécdota real en la que se puede leer “¿Qué pasa cerdo?” Hoy después de tantos años toca escribir sobre ella, y, de paso, resolver el misterio que acabo de generar.

Cerdo

Seguir leyendo →

2

¿No sabes como comenzar un cambio? Empieza por romper una inercia

Qué pereza da cambiar.  Sobre todo si estás bien, pero,  lo que resulta más curioso, también cuando estás mal. Esa mirada conformista que se echa uno al espejo antes de caminar entre terrenos llenos de incertidumbre, qué tramposa es.  Unos ojos tristes, una sonrisa apagada, unos harapos pestilentes, una herida de arma blanca en el costado, y un señor de negro a tu lado con un dedo  pringoso en alto a punto de administrarte la extremaunción… y, sin embargo, te recorres con la vista y te dices a ti mismo: “Pues no estoy tan mal”.

Alguien dijo que frases como “más vale lo malo conocido” eran sabiduría popular, y ahí la empezamos a cagar.

 

gestión del cambio

 

Seguir leyendo →

1

¿Podemos trabajar el desarrollo del talento con agile?

Esta semana vuelvo a la carga con, a juzgar por las visitas, uno de vuestros temas favoritos: Agile en RRHH.

Ya habíamos hecho un acercamiento general, y un zoom sobre cómo podríamos aplicarlo para mejorar el reclutamiento.  Ese ejemplo pretendía ser una demostración de que, lejos de trasladar literalmente una metodología de desarrollo de software y esperar que haga magia, lo que pienso es que debemos intentar es interiorizar sus conceptos y utilizarlos en cada caso como mejor sirvan a nuestros objetivos.

Si os habéis leído el título del post, habréis adivinado que el proceso al que quiero someter al agilizador hoy es… la gestión del desarrollo del talento.

Talento agile
Seguir leyendo →

0

La rebelión de los máquinas

A finales del año pasado leí en mi timeline de Twitter, a través de la cuenta de Ramón Trecet (@trecet, sí, el de la NBA, y además una buena cuenta para estar al día sobre la revolución tecnológica actual) que se ha creado “THE INSTITUTE FOR ETHICAL A.I. IN EDUCATION”.

Lo que más me llamo la atención eran las dos frases que acompañaban a este anuncio:

“La Inteligencia Artificial va a ser o la mejor cosa o la peor cosa que le ha pasado a la humanidad” y, ésta ya más clásica y bien sabida, “Todo empieza y acaba en la educación”

Dos sentencias que nos van a dar juego en el blog.

Los máquinas

Seguir leyendo →

0

No diga retención del talento, diga motivación

No me gusta la palabra retención aplicada al talento. Qué le vamos a hacer, puede que no sea para tanto, ojalá todos los problemas a los que nos enfrentamos fuesen únicamente una cuestión de elegir bien el vocabulario. Pero dejadme que hoy me ponga un poco tiquismiquis.

Si le dedico un post al tema es porque creo que, en este caso, es fácil de cambiar esa denominación y, lo más importante, con ella la intención desde la que se gestiona esta tarea, que es, en definitiva, el quid de la cuestión.

retención de talento

Seguir leyendo →

0

¿Es el feedback negativo un deporte de riesgo?

A veces dar un feedback negativo puede alterar la estabilidad de un proyecto, la confianza de una persona, o, por contagio, el estado de ánimo de un equipo. Es por ello que nos lo pensamos dos veces a la hora de darlo. Además, seamos sinceros, es un mal trago que preferimos ahorrarnos.

Frente al feedback negativo suelen surgir dos saboteadores internos: el relativizador y el procrastinador. Intentaré no sacar este último en este post, y hablaremos de ellos a continuación.

feedback negativo

Seguir leyendo →