0

Mandar no está de moda

Tranquilos, mandones/as de familia, no he venido aquí para alterar la situación geopolítica de vuestra casa, de puertas adentro cada uno gestiona las jerarquías como quiere o puede. Lo que sí es obvio es que en el mundo empresarial la tendencia está cambiando.

Hablo aún de tendencia y no de realidad, porque mandar, como una buena serie de televisión, crea apego y adicción. Pero por algo se empieza, y yo creo que los que leéis a menudo este blog lo tenéis claro, las ideas de Laloux, Appelo e, incluso antes, Kofman están conquistando el ecosistema laboral y se cuestionan los viejos modelos de hacer las cosas.

El líder mandón poco a poco va dejando paso al líder facilitador.

Mandar

Seguir leyendo →

0

La teoría de relativizar

Relativizar, sí, el titulo está bien. En el campo de la física ya se encargó Einstein de enunciar su teoría de la relatividad cambiando lo que era hasta entonces el concepto de gravedad.

En la vida real, somos cada uno de nosotros los que podemos relativizar, y la gravedad (en un sentido más prosaico) de las cosas también se puede ver alterada.

Nada suele ser tan grave como pensamos si somos capaces de dar un paso atrás y mirarlo con una perspectiva más amplia.

relativizar

Seguir leyendo →

0

Formación: si no la haces por ti, hazlo por tu valor profesional

A estas alturas de la vida aún hay gente que ve la formación como un ladrón de tiempo, un trámite, o, peor aún, un objeto de postureo. ¿Os suena?

Como siempre, no podemos depositar la culpa al cien por cien en la persona en cuestión, todos los que forman parte de la cadena de la formación afortunadamente tienen (tenemos) algo de culpa, y es que quién no se considera parte del problema difícilmente podrá considerarse parte de la solución.

Aunque si tengo que elegir un enemigo común, un mal endémico que impacta en este problema, sería cómo no, una de las lacras de nuestros acelerados tiempos: el cortoplacismo.

Learnability

Seguir leyendo →

0

Cinco deseos (competenciales) para el 2020

Como cada año por estas fechas toca echar la vista atrás a lo más leído en el blog. La retrospectiva a este sprint de 365 días que acaba de terminar.

Y al contemplar vuestras preferencias he llegado a la conclusión que aún siendo resultados del pasado podría convertirla en un lista de deseos para los lectores del blog (y para mí mismo)

Que en este blog tenemos querencia a hablar de competencias siempre ha estado claro, lo llamativo de este año que acaba de terminar es comprobar cómo estos posts han sido respaldados por vosotros.

LoMejor2019

Seguir leyendo →

0

El Agile Coach de los Reyes Magos

Cuando los Reyes Magos vinieron a contratarme como Agile Coach, hace unos siglos, reconozco tuve sensaciones encontradas, por un lado lo consideraba un honor y además un reto a nivel profesional, pero por otro lado tenía que ser sincero conmigo mismo: aquello era un marrón de proporciones bíblicas.

reyes-magos

Seguir leyendo →

0

Burbujas

Vivimos en burbujas. Burbujas por doquier. Hay otros mundos pero están en éste, que decía aquel.

Nos protegen la conciencia, pero también nos aíslan. Se suelen volver opacas al mirar a través de ellas, aunque sean transparentes. Por eso lo que ocurre fuera, más veces de las que debiera, nos deja indiferentes.

Vivimos en burbujas inconscientemente, y cuando explotan, nuestro mundo se pone del revés.

burbujas

Seguir leyendo →

2

¿Cómo dar reconocimiento de manera efectiva?

Lo reconozco, el reconocimiento es clave para la gestión de la motivación de cualquier empleado. Como seres sociales que somos, la opinión que los demás puedan tener de nuestro trabajo nos interesa (aunque digamos que no) y puede impactar nuestro rendimiento.

Por mucha seguridad que tengas en ti mismo o por mucha objetividad que emplees para juzgarte, sin en el refrendo de la opinión de los demás es difícil realizarse completamente en algo.

Sembrar la costumbre del reconocimiento en tu organización puede ser una clave del éxito, siempre y cuando lo hagamos de manera efectiva.

Reconocimiento

Seguir leyendo →

0

A favor del salario emocional

Creo que toca hablar del salario emocional. La actualidad manda.

Se está escribiendo mucho en los últimos días sobre el tema, y, como viene siendo tendencia en nuestra sociedad, desde posturas muy polarizadas. Es la era de la confrontación, ¡más madera! Cuando el objetivo más extendido parece ser avivar el fuego que nos separa, en lugar de utilizar el extintor que tenemos al lado en la pared ( o en el muro sí somos más literales y hablamos de redes sociales), el objetivo de este post, que podríamos considerar desde ya demodé, será algo tan alocado como intentar acercar posturas en este debate, o por lo menos añadir escala de grises.

salario emocional

Seguir leyendo →

0

Educar en la gestión de la incertidumbre

Cuando pienso en el futuro laboral de mi hijo de 6 años, me resulta complicado adivinar qué opciones tendrá en el mercado en 15 o 20 años.

Espero que me deje poner mi experiencia como orientador a su servicio para ayudarle a dirimir las primeras incógnitas: ¿qué es lo que más le gusta? ¿Qué actividad está más alineada con sus valores?

Eso será un buen punto de partida para comenzar su andadura profesional, pero a partir de ahí, de entre las herramientas / competencias que le harán más confortable ese viaje, surge una que se me antoja imprescindible: la gestión de la incertidumbre.

incertidumbre

Seguir leyendo →

0

La paciencia es la madre… de los cambios culturales

A la hora de pensar en el cambio, hay que tener en cuenta que las personas somos unos seres complejos, enrevesados, y contradictorios. Nada que haya que lamentar, para bien y para mal, nuestro cerebro tiene un funcionamiento harto complicado.

Así, nos encontramos que la mayoría de los seres humanos muestran inicialmente un rechazo al cambio, el cerebro se siente seguro en entorno conocido, así que esgrimimos cualquier excusa para demorarlo hasta el infinito y más allá.

Eso sí, una vez se alinean los planetas de forma correcta, y estamos convencidos y motivados (intrínseca o extrínsecamente) para cambiar, resulta que no podemos esperar. El cambio tiene que ser para ya.

Pues, “lo bueno se hace esperar”, que decía tu abuela. Y era una mujer muy sabía.

paciencia

Seguir leyendo →