0

Team building… ¿gasto o inversión?

Supongo que todavía hay gente que piensa que cuando un equipo se gasta dinero para organizar un evento de team building, en el que sus empleados se permiten el lujo de “dejar de trabajar” un día para pasarlo fuera de la oficina haciendo “jueguecitos”, es porque les sobra el tiempo o les sobra la pasta.

Evidentemente yo pienso que este tipo de eventos son una inversión, pero desde luego no creo que sean una pócima milagrosa. ¿Cuándo funcionan y cuándo no? Eso es lo que vamos a tratar de ver a continuación.

team-building

Seguir leyendo →

0

Pequeñas batallas, gran felicidad

Es tan fácil aprender de los demás cuando los miras y escuchas con plena curiosidad.

Hasta que no tuve un hijo no fui consciente de la veracidad de esta frase, quizás porque hasta entonces no sabía lo que era la curiosidad plena, no sabía lo que era contemplar a alguien sin un mínimo resquicio del ego alterando mi percepción. La mala noticia es que aquello me hizo descubrir que hasta ese momento había sido menos generoso de lo que pensaba, la buena es que me abrió los ojos con respecto a mi potencial y al de cualquier otra persona que es capaz de observar con puro interés a los demás.

¿A qué viene esta introducción? A que este verano mi hijo me ha enseñado a encontrar la felicidad ganando esas pequeñas batallas que estamos siempre tentados de evitar.

felicidad

Seguir leyendo →

0

Esa tristeza en Septiembre.

¿Te encuentras a ti mismo mirando al vacío sin saber cómo ni por qué?¿Notas una lágrima tratando de abrirse paso a través de tus ojos? ¿Te ha salido un suspiro desde lo más hondo de tu persona que ha hecho volver la cabeza a la gente que comparte contigo vagón en el metro… incluso a los que llevan cascos? ¿Fijas la vista en la ventana de la oficina para observar tus recuerdos más cercanos? ¿Te caen mal los niños que salen en el anuncio de “la vuelta al cole” de El Corte Inglés?

Si hay mayoría de síes en tus respuestas sin duda estás sufriendo esa tristeza tan típica del mes de Septiembre.

tristeza

Seguir leyendo →

0

Vacaciones, un buen momento para citarse con uno mismo

Tras unas primeras vacaciones en las que dejé que pesara mi condición de autónomo, me encuentro ahora en una semana de desconexión total o, más bien, casi… a las pruebas, este post, me remito.

En realidad me he propuesto tomar vacaciones de mi perfil de Twitter, de mi perfil de LinkedIn, de mis preocupaciones laborales, de casi todo… hasta encontrar un ratito para quedarme a solas con el hombre que siempre va conmigo, que diría Machado. Y no me está saliendo muy mal de momento.

vacaciones

Seguir leyendo →

0

¿ Coaching o Mentoring ? Esa es la cuestión

No quería hacer un título demasiado largo, pero para dejarlo claro de antemano el contexto de esta pregunta son las empresas. ¿Iniciar un programa de mentoring o uno de coaching, para nuestra organización?, sería la versión extendida del enunciado.

Para una respuesta corta recurriría a un filósofo musical con tendencia al autoplagio, Pau Donés, y diría que: Depende, todo depende…

Pero bueno, como a mí me gusta mojarme, y además un post con cuatro líneas no tendría mucho tirón, voy a dar una respuesta elaborada, cómo no, para la ocasión.

coaching o mentoring

 

Seguir leyendo →

2

¿Y si estoy a gusto en mi zona de confort?

Paco era feliz y estaba agradecido con la vida. Sonreía al espejo cada mañana y pensaba en la suerte que tenía. Una mujer maravillosa, dos hijos divertidos y a la vez responsables, y un trabajo en el que se sentía realizado y bien remunerado. “Si esta es mi zona de confort, quiero quedarme a vivir aquí para siempre”, se decía.

Salir de la zona de confort, otra de esas dichosas modas, como regalar yogurteras en los 80, que no iba con él. Quizá tuviera sentido para alguien insatisfecho con su existencia, no era su caso.

zona de confort

Seguir leyendo →

4

La vocación tardía

No hay tal cosa como la vocación tardía. La vocación, presente o latente, siempre ha estado ahí. No te habías fijado o preferiste mirar para otro lado. Puede que simplemente no la hubieras buscado lo suficientemente bien.

Sí, la vocación no tiene por qué ser evidente, ni aparecerse en sueños, ni a través de una zarza en llamas… a veces cuesta encontrarla. Lo que pasa es que la reconocerás fácilmente porque una vez la identifiques subirá a la superficie como si liberases un corcho enterrado en el fondo de un océano.

vocación tardía

Seguir leyendo →

6

Dos años en buena compañía

Hoy estamos de aniversario en el blog. De pequeño adoraba los cumpleaños por la fiesta de celebración. Era el mejor motivo para poder traer un montón de amigos a casa, reunirlos alrededor de una bandeja de sándwiches de Nocilla, y compartir muchas risas mientras los chefs del futuro intentaban un imposible maridaje, que sólo parecía funcionar en lo cromático, de ganchitos sumergidos en Fanta de naranja.

Con el tiempo no he perdido el gusto ni la ilusión por intentar organizar esa fiesta con mis seres queridos, pero además los cumpleaños han adquirido una nueva función. Ahora también sirven de excusa para marcar un punto de inflexión.

En buena compañía

Seguir leyendo →

1

Invítame a volar y enséñame a renunciar

Nadie dijo que volar fuera fácil, pensó mientras vaciaba el contenido de una lata de Red Bull en una taza de Mr. Wonderful.

No seré yo quien reniegue de esta moda de optimismos desatados, siempre es mejor una sonrisa ilusa pasajera que un ceño fruncido perenne. Pero cuando hablamos de volar a veces se nos olvida que no somos pájaros, y que para despegar los pies del suelo puede resultar útil soltar lastre.

Lastre es el sustantivo, pero el verbo es renunciar.

invitame a volar

Seguir leyendo →