0

La detección del talento no es el final del camino

“¡Eureka!” Se oye por los despachos de RRHH cuando por fin se tiene una lista con todo el talento de la empresa identificado. No es para menos, es el resultado de meses de entrevistas con los jefes, de implantación de procesos de evaluación más o menos sofisticados, de un tira y afloja final, con regateos dignos de bazar egipcio, para alcanzar una vez más los dictados de mi querido (nótese la ironía) tío Gauss o de su primo Pareto.

¿Ya podemos descansar tranquilos?… Pues me temo que no. Me temo, que aunque a veces no lo parezca, esto es sólo el principio del camino.

Talento

Seguir leyendo →

0

No es lo mismo humildad que invisibilidad

Ay, las tradiciones, esa forma indirecta de educar. Ese modo de inculcar coordenadas inamovibles en nuestros mapas mentales. Esa estrategia, normalmente involuntaria, para tergiversar palabras y conceptos… como la humildad.

Estamos en Semana Santa, época particularmente representativa en lo que al mundo de las tradiciones se refiere. Aquí los cofrades utilizan capillo porque parece ser que el sacrificio debe ser anónimo. No voy a cuestionar esto, no quiero meterme a opinar en terrenos ajenos. Pero una cosa si tengo clara, que no te engañen, en tu vida laboral no debes ser un nazareno.

Humildad Nazareno

Seguir leyendo →

0

Un globo, dos globos, tres globos…

Prometo que no lo hago aposta. No hablo como Gandalf cuando estoy con mi hijo, y no trato que cada frase contenga una enseñanza… ni quiero, ni puedo.

Pero ha vuelto a pasar , un comentario dicho de manera espontánea me ha llevado a una reflexión mucho mayor. Sucedió hace un par de semanas, cuando entró en modo llanto desconsolado porque un globo se le explotó.

Dije lo primero que vino a la cabeza, que resultó ser: “Hijo, los globos son así, hay que disfrutarlos cuando están hinchados, porque tarde o temprano acaban desinflándose o explotándose…” Hice una pausa, y una conexión se produjo en mi cerebro. Entonces concluí: “… como todo en esta vida”.

Globo

Seguir leyendo →

0

Tengo la razón, no tengo nada

Nos encanta tener la razón. A mí el primero. Probablemente, junto al dinero, una de las posesiones más inútiles y que generan más conflictos.

Tengo la razón, me lo han reconocido, me han dado el premio. Y estoy tan exultante que ni siquiera me doy cuenta que, por el camino de satisfacer mi ego, he generado tensiones, he herido sensibilidades, he cerrado la puerta a nuevos puntos de vista y he perdido afectos.

Tengo razón no tengo nada

Seguir leyendo →

0

¿Hace cuánto que no te apeas de tu rutina?

Algo falla en el tren de vida de nuestra sociedad. Y no he utilizado la metáfora ferroviaria al azar. Algunos parecen que vayan por el mundo en la línea circular del metro, con la mirada perdida y un constante bostezo. De la estación del madrugón a la de la oficina, de ésta a la de recoger a los niños al cole, luego baño y cena, por la noche llegamos a caja tonta, de allí a la cama, y, de nuevo, madrugón.

Los fines de semana hay quién ni se puede bajar de esta línea, y otros que se cambian, sí, pero a otra rutina circular.

Y lo peor, la mayoría de las veces no realizamos este viaje sentados cómodamente y disfrutando del paisaje por la ventanilla, sino a toda velocidad. ¿Hace cuanto que no te paras a contemplar lo que te pasa? ¿Y a disfrutarlo? ¿Hace cuánto que no te apeas de tu rutina?

rutina

Seguir leyendo →

2

Mapa mental, el GPS de la comunicación

Hablo mucho del concepto de mapa mental en mis posts, pero lo cierto es que nunca me he parado a escribir detenidamente sobre él. Y sin duda lo merece.

Cuando eres consciente de su existencia te parece básico para entender a la persona que tienes enfrente, necesario para poder empatizar con alguien que posee ideas distintas a las tuyas.

Ya me conocéis, soy más de escribir artículos de opinión que entradas en la Wikipedia, pero quizás hoy merezca la pena hacer una excepción.

mapa mental 1

Seguir leyendo →

0

La obsolescencia programada y las personas

Que se me hayan muerto el móvil y el portátil con pocos días de diferencia creo que es excusa suficientemente válida para hablar de obsolescencia programada.

¿Realidad o leyenda? ¿Cuál es la razón que hay detrás? ¿Aumentar ventas? Si es esto último, habrá que revisar la estrategia comercial porque yo de momento no voy a repetir marca. ¿Abaratar costes? ¿Forzarnos a los usuarios a la renovación y así dinamizar el mercado?… por ahí van a ir a los tiros me temo.

Pero, ¿y las personas? ¿Tenemos nosotros también obsolescencia programada? Pues al menos algunos se comportan como si así fuera.

obsolescencia programada

 

Seguir leyendo →

0

Dime cómo pides las cosas y te diré quién eres

El acto de pedir implica que por cuestiones de tiempo, de rentabilidad, de conocimiento, de contactos, o de cualquier otra índole, necesitas la ayuda de otra persona para alcanzar tus objetivos. Puedes ser el jefe más alto o el cliente más importante, pero el hecho es que por el motivo “x” que sea, recalco, necesitas ayuda.

Lo advierto desde el principio para dejar claro que en mi opinión lo que nunca debe faltar a la hora de solicitar algo a alguien es… humildad.

Saber pedir

Seguir leyendo →

0

¿Formación online o formación presencial?

He aquí la cuestión que en muchos departamentos de Recursos Humanos se hacen cada vez que comienza el año.

No traigo una respuesta definida que ayude a decantar la balanza de un lado u otro, más bien lo que he traído es el estribillo de una canción de Jarabe de palo con su característica reiteración: depende, todo depende.

formación online

Seguir leyendo →

2

La tentación de usar la formación como premio

Yo he caído en esa tentación con la formación, y posiblemente tú también. El presupuesto para subidas no te llega, y sabes que esa persona se merece una recompensa por el buen desempeño que ha tenido, así que le asignas un curso y se lo “vendes” como si fuera un extra en la remuneración.

Pues bien, creo que la mayoría de las veces eso es un error.

formación premio

Seguir leyendo →