2

Cuando lo urgente se estrella contra las vacaciones

Hablar de lo urgente portando bañador y chanclas debería ser tendencia, porque lo dota de una perspectiva que le quita trascendencia.

(Algunos) Vivimos en un continuo estrés de entregas marcado por el ritmo arbitrario (y normalmente acelerado) de esa cosa que llamamos urgencia.

Y es que en la guerra entre la urgente y lo importante, la teoría es continuamente derrotada por la inercia.

Urgente

Seguir leyendo →

0

Discrepar mal: Cuando el que calla no otorga

Discrepar está bien, sobre todo cuando se escucha al de enfrente. Es un ejercicio sano, nos hace crecer, nos abre la mente, y nos debería ayudar a conocer la perspectiva de los demás. Sin embargo, el objetivo de todo debate o discusión es alcanzar un punto de acuerdo o cuando menos una decisión a la cual guardar lealtad. Y aunque esta última palabra suene a antigua, es la clave.

Porque discrepar a posteriori, una vez cerrado un debate, ya no aporta nada positivo. Es un recurso fácil que alguno puede intentar barnizar de autenticidad, cuando en realidad es una muestra de inseguridad, cobardía, o necesidad de atención. Es una acción que resquebraja el consenso y que pone a los pies de los caballos cualquier decisión tomada. Es una pataleta que no suele aportar nada.

Discrepar

Seguir leyendo →

2

La procesión va por fuera

Mezclar la procesión y la profesión era un más que tentador juego de palabras estando en Semana Santa.

Y aunque me gusta escaparme por los caminos del humor en cuanto puedo, quizás el tema de hoy no invite tanto a ello. Hubo un tiempo en que era optativo llevarte a casa lo que ocurría en la oficina. Ahora que la oficina se ha introducido en las casas y su entropía va alcanzando rincones y personas que las habitan, uno cada vez es más consciente que es difícil volver a ese estado inicial donde vida privada y trabajo podían ser dos entes completamente separados.

Humildad Nazareno

Seguir leyendo →

2

Competencias básicas del trabajo en equipo: Amabilidad

Dudaba si escribir sobre la amabilidad, me parecía algo tan obvio que no tenía claro que lo debiese remarcar con un artículo.

Sin embargo, observando la crispación que tenemos a nuestro alrededor, pensé que este recordatorio no estaría de más. En el contexto actual, la fatiga y la indignación se cuelan en nuestras vidas con total facilidad, y, si nos dejamos llevar por la inercia, podemos cometer el error de pagar sus efectos en nuestro estado de ánimo con quién tengamos al lado. Cuando se trataría precisamente de hacer lo contrario, al que tenemos cerca es al que hay que dar más cuidado.

amabilidad

Seguir leyendo →

2

Ventajas y desventajas de trabajar desde casa

El año del gran experimento (sin gaseosa) del trabajo en remoto está llegando a su fin.  Las condiciones a las que hemos sido sometidos los conejillos de indias han sido extraordinarias. Por tanto, es recomendable adoptar una actitud cauta a la hora de extraer conclusiones, aunque no por ello vamos a dejar de sacarlas. Más si cuando lo que se pretende, como es mi caso, es invitar a la reflexión, no crear un tratado de referencia universal.

El otro sesgo importante a la hora de hacer balance son las variables con las que cada uno hemos afrontado esta situación. No todas son extrapolables al resto, por tanto, advierto que, aunque al hacer este ejercicio voy a intentar situarme desde la generalidad, seguramente me va a resultar complicado no estar medianamente influenciado por mi experiencia personal.

casa

Seguir leyendo →

0

Tipos de empleado según su gestión del aire acondicionado

Pocas cosas dividen más a una plantilla que el aire acondicionado. Por un lado, están los que solo se sienten bien si convierten la oficina en una sucursal de Invernalia. Por otro los que pretenden subirse a lomos de un fan coil y hacer que escupa fuego. Es la disputa cruenta y descarnada que cada verano convierte la oficina en un auténtico Juego de Chorros.

aire acondicionado

Seguir leyendo →

3

La nueva normalidad de la formación de empresa

Nueva normalidad, nuevos tiempos para la formación, probablemente sin vuelta atrás. Recuperaremos algún día las clases presenciales, pero ya no será igual.  No tengo una bola de cristal, y puede que me equivoque, pero temo que dejarán de ser la primera opción en el mundo empresarial.

Los paradigmas en formación y desarrollo han sido volteados en el aire por la cornada del coronavirus, y no creo que al levantarse puedan continuar caminando del mismo modo en que lo hacían antes.

 

nueva normalidad formación

Seguir leyendo →

0

Afilando la sierra en tiempos de covid

Más allá de alguna debilidad cinematográfica, con los McFly de protagonistas, nunca me he sentido especialmente atraído por viajar al futuro. Prefería seguir los consejos del profesor Keating, carpe diem, disfruta el presente. Y hasta ahora esta filosofía de vida me había ido bien.

El dichoso coronavirus también ha estropeado esto.

afilar la sierra

Seguir leyendo →

3

¿Teletrabajamos o trabajamos tela?

Aquí se puede decir eso de que las circunstancias mandan. La apuesta por el teletrabajo en las últimas semanas ha sido tan masiva, como obligada. Los resultados habrá que valorarlos al cerrar el año, con cierta perspectiva. Las conclusiones, bueno, estas habrá que sacarlas con bastante precaución, porque lo que estamos viviendo estos días no es un escenario normal de teletrabajo… es otra cosa para la que no tengo definición.

Habrá quien diga que esta etapa de teletrabajo que estamos viviendo es un experimento adelantado en el tiempo. Pero, los experimentos se hacen con gaseosa, y este hemos tenido que hacerlo con uno de los materiales más inflamables y contagiosos flotando a nuestro alrededor, el miedo.

teletrabajo

Seguir leyendo →

0

Ni autoestima, ni autoesTIMO

Esta semana toca hablar de nuevas generaciones, en concreto de esa que viene por detrás de la generación Z, y que no tengo muy claro cómo se va a denominar (solamente espero que no tomen ejemplo de las matrículas de los coches y empecemos ahora con la doble letra porque quedaría un poco ridículo). Esa generación a la que, para facilitar las cosas y dar contexto al post, denominaré: la generación de mi hijo.

Esa generación a la que alimentamos tanto su autoestima que su ego tiene riesgo de contraer obesidad mórbida.

Así que hoy me pongo en plan padre para contestar al que me justifique algo sin sentido aparente aludiendo a la autoestima: “Ni autoestima, ni autoestimo”

Autoestima

Seguir leyendo →