1

Nuevo curso y nuevas tendencias en formación corporativa.

Empieza el nuevo curso, y el hecho de ser padre y a la vez dedicarme a temas de gestión del talento en empresa me permite llegar a una conclusión nada halagüeña para nuestros hijos. Avanza más rápido la innovación en formación en el marco del mundo corporativo que en la escuela.

Lo constato mientras compro ¡9 libros de texto! para un niño de 5 años que está tan acostumbrado a manejar una tablet que cuando tiene una duda importante, se la pregunta primero a Siri y luego a sus padres.

Es evidente que la existencia masiva de libros de texto es un síntoma de que se priorizan los intereses económicos de editoriales, fabricantes de mochilas, y vendedores de ortopedia para columnas castigadas, frente a la innovación educativa. Si me pusiera a escribir sobre este tema acabaría indignado. Así que para empezar el curso de buen humor, casi mejor que me centraré en las novedades para la formación en entorno profesional.

nuevo curso

Constato con alegría que la gamificación es ya un componente muy requerido para cualquiera plataforma formativa. Ya no se considera una excepción, sino un requisito básico para la motivación del alumno.

También se está pasando cada vez más a presentar las píldoras formativas en formatos ágiles, como el vídeo. Supongo que se debe a la influencia de los millenial y su preferencia por los contenidos cortos y consumibles desde el móvil… aunque en el fondo… ¿a quién le apetece leerse un tocho de 20 páginas en una pantalla de ordenador? A mí me gustan sobre todo los cursos en formato vídeo interactivo, que facilitan el aprendizaje y donde se puede buscar el punto divertido que haga de la formación una experiencia amena y apetecible.

Siguen creciendo las comunidades de aprendizaje, donde formadores y alumnos comparten experiencias para enriquecer sus conocimientos mutuamente.

Pero si hay algo que me haya llamado la atención desde mi timeline de Twitter este verano es que la personalización, en su sentido más extremo, también ha llegado a la formación. Ya lo hemos comentado en más de una ocasión, la personalización es una de las señas de identidad de ese fenómeno que nos gusta llamar transformación digital.

En este caso concreto, y aunque tengo aún pendiente probarlo en profundidad, me ha gustado la idea que lanzan desde la página Mindojo.com. Se trata de una plataforma de aprendizaje con inteligencia artificial donde cada alumno puede diseñar  su curso. Según el alumno vaya aprendiendo, el sistema irá adaptando los contenidos al nivel que éste haya demostrado. La plataforma experimenta con diferentes estrategias de enseñanza y compara contenidos para identificar los más efectivos para cada persona. Cuantos más estudiantes aprenden, más inteligente se vuelve Mindojo.

Insisto en que no lo he probado aún, y si os digo la verdad, no me importa hasta qué punto funciona bien o no, lo que me encanta de momento es la idea. Tengo claro que cuando una idea es buena tarde o temprano se encuentra el camino para llevarla a la realidad con la mayor perfección.

Todos hemos oído de niños eso de que el profesor debe adaptar el ritmo de la clase al de los alumnos que más les cuesta…. Eso pasará a ser historia. La enseñanza tal y como la conocemos tiene los años contados. Parece de sentido común (digo parece, porque ya sabemos que el sentido común es el menos común de los sentidos) que en un futuro cercano cada persona pueda aprender al ritmo que mejor le convenga y con unos contenidos adaptados a sus capacidades.

El profesor / formador tendrá que tener cada vez más un perfil de mentor, y cada vez menos será una persona que se encarga de recitar la lección. Me parece claro que la teoría se consumirá en dispositivos inteligentes que sepan adaptarse al ritmo de aprendizaje de cada uno.

Los profesionales de la docencia tendrán que aprender a enseñar de nuevo.

El futuro que cada vez es más presente, se presenta apasionante. Disfrutemos pues del curso que acabamos de empezar… El próximo verano, comprobaremos lo que realmente hemos visto cambiar.

 

 

online training by lastspark from the Noun Project

Jesús Garzás

One Comment

Responder a David Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *