1

Vacaciones y autónomo, ese imposible binomio.

Presumía, cuando vivía al amparo de mamá multinacional, de mi gran capacidad para desconectar en vacaciones. Hubo incluso momentos de mi vida en que mi teléfono tenía que estar disponible 24×7 y era capaz de pasar de un instante de máximo estrés a uno de total relax en cuestión de segundos, lo que tardaba en colgar tras cerrar un problema si me llamaban en mis días de descanso.

Pero, ¡ay amigos!, qué ingenuo era mi yo antiguo pensando que esa capacidad podría extrapolarla a cualquier situación, en cualquier lugar. No sabía aún lo que eran las vacaciones de un autónomo. Ahora que lo sufro en mis carnes, ha cambiado mi percepción del descanso, eso sí, me lo tomaré con humor.

autónomo-vacaciones

Seguir leyendo →

2

Tuitero nonagenario. Un cuento sobre la incertidumbre de empezar como autónomo

El aire de aquella mañana tenía algo muy especial, parecía sólo para ella. Después de toda una vida creciendo bajo el cálido regazo de mamá multinacional se había emancipado profesionalmente y de repente la brisa matutina le pertenecía. Su respiración era ahora más larga y sosegada como si los pulmones reconocieran que aquel oxígeno era de su propiedad y no lo quisieran soltar.

Pero aquella paz se vio súbitamente alterada por una llamada de su madre, la de verdad, la madre que la parió, golpeándola con una proyección de sus miedos. Y la brisa se transformó en viento y el vello que antes se había erizado por la emoción ahora se ponía de puntillas y se estiraba, si cabe, un poco más a consecuencia de un escalofrío. Y reconoció en esa desazón aquello que la gente denominaba incertidumbre laboral.

tuitero nonagenario

Seguir leyendo →