0

Bajo provecho de altos potenciales.

Uno de los males endémicos de las grandes compañías, sobre todo en nuestro país, es la rumorología o, como se han llamado de toda la vida en el pueblo, los cotilleos. Podemos por tanto no hacer nada para remediarlo y echar las culpas a nuestra idiosincrasia, o podemos (debemos) buscar alternativas que condenen chismes y bulos al ostracismo. La mejor, sin duda, es la transparencia.

Esto es algo que echo en falta a la hora de lidiar con la comunicación de los empleados de alto potencial. Y aunque ya me hacía eco de este problema en mi artículo sobre su límite de edad, creo que ha llegado el momento de analizarlo con más profundidad.

cotilleos

Seguir leyendo →

5

¿Hasta qué edad puedes ser un empleado de alto potencial?

Probablemente no lo veas escrito en ningún papel con el logo de la empresa, pero es un hecho que para muchas de las grandes compañías la edad es un factor clave a la hora de determinar el potencial de un empleado.

Sucede, de manera bastante extendida, que a la hora de apostar su dinero en una carrera, muchas empresas ven en un empleado situado en el primer lustro de los 30, un purasangre ganador, en el que está situado en el segundo, una caballo resabiado con alguna posibilidad, y en el que pasa de los 40, un jamelgo al que mejor colocar bajo el culo de un picador.

Vale, me habéis pillado, los 40 no me pillan lejos, pero no los vuelvo a cumplir hasta que me compre un Delorean con condensador de fluzo o hasta que mi avión de Sidney a Los Ángeles caiga en una isla con propiedades magnéticas que me permitan romper el continuo espacio-tiempo. Pero esto no es una reivindicación de cuarentón,  ese no es el quid de la cuestión, el quid, como casi siempre, está en la motivación.

 

 Winners-on-Pedestal2 Seguir leyendo →