2

¿Y si estoy a gusto en mi zona de confort?

Paco era feliz y estaba agradecido con la vida. Sonreía al espejo cada mañana y pensaba en la suerte que tenía. Una mujer maravillosa, dos hijos divertidos y a la vez responsables, y un trabajo en el que se sentía realizado y bien remunerado. “Si esta es mi zona de confort, quiero quedarme a vivir aquí para siempre”, se decía.

Salir de la zona de confort, otra de esas dichosas modas, como regalar yogurteras en los 80, que no iba con él. Quizá tuviera sentido para alguien insatisfecho con su existencia, no era su caso.

zona de confort

Seguir leyendo →

6

Dos años en buena compañía

Hoy estamos de aniversario en el blog. De pequeño adoraba los cumpleaños por la fiesta de celebración. Era el mejor motivo para poder traer un montón de amigos a casa, reunirlos alrededor de una bandeja de sándwiches de Nocilla, y compartir muchas risas mientras los chefs del futuro intentaban un imposible maridaje, que sólo parecía funcionar en lo cromático, de ganchitos sumergidos en Fanta de naranja.

Con el tiempo no he perdido el gusto ni la ilusión por intentar organizar esa fiesta con mis seres queridos, pero además los cumpleaños han adquirido una nueva función. Ahora también sirven de excusa para marcar un punto de inflexión.

En buena compañía

Seguir leyendo →