0

Gestión consciente de la influencia

La gestión de la influencia es una competencia transversal. Y para todos. Partamos de esta base, porque algunas personas no lo tienen claro. La jerarquía, el carácter, la autoestima, y algunos factores más, modulan su intensidad y definen su radio de acción, pero nadie está exento de la obligación de gestionar su influencia. Porque, consciente o inconscientemente, está ahí.

Creo que todo el mundo ha visto alguna vez (o decenas de veces) “Qué bello es vivir”. Y como el ángel de segunda clase Clarence le demuestra a George Bailey, la vida de cada uno de nosotros influye en la de que nos rodean en un modo que ni llegamos a imaginar. Vale, no puedo decir que esto sea una prueba empírica que dé validez a mi opinión, ni me quiero poner tan trascendente como en la película, pero sí tajante para volver a afirmar que todos tenemos un circulo de influencia que debemos gestionar, conscientemente, para el beneficio de lo demás, e incluso, en ocasiones, para el propio.

 

influencia

 

Seguir leyendo →

0

¿ Fichar en el trabajo ?

En charlas o formaciones sobre el liderazgo ágil siempre hago la misma broma/ exageración: “Los avances en esta era digital llegan tan rápido que las empresas siempre van unos pasos por detrás de lo que pasa en la sociedad… De las administraciones y organismos públicos mejor no hablo, porque están a años luz.”

En los últimos días se habla en prensa de que gobierno y sindicatos están abogando por implantar una medida en la que fichar sea obligatorio en todas las empresas. Y entonces es cuando pienso que la exageración se quedó corta y que el problema no es que vayan años luz por detrás de los avances sino que encima caminan en dirección contraria.

Fichar

Seguir leyendo →

0

El autoliderazgo se demuestra en las pequeñas cosas

El viernes pasado aparecía en mi TL de Twitter una foto de esas neveras comunes de las cafeterias de los centros de trabajo. Esas que se suponen deben quedar vacías al final de la semana pero que por el contrario se suelen convertir el viernes por la tarde en un almacén de alimentos abandonados u olvidados, normalmente caducados o en estado de putrefacción. Desechos de los que sus dueños no se preocupan porque ya se harán cargo de ellos cuando vengan a limpiarlo… ¡Olé sus huevos (u ovarios)!

Y lo que es peor, seguramente a esos mismos dueños que luego en las salas de reunión se les llenará la boca con la palabra autoliderazgo.

autoliderazgo

Seguir leyendo →