0

Un tiempo para compartir… o partir.

Paco está casado, tiene tres hijos y lleva 20 años trabajando en una multinacional. Ha alcanzado una posición respetable dentro de su compañía a base de trabajar duro. Se enorgullece de ello ante sus amigos sin asomo de presuntuosidad, fue educado en la cultura del esfuerzo y el trabajo duro. Su madre le decía “el pan hay que ganárselo cada día” y él ha seguido a rajatabla ese consejo. Se considera un buen hijo, a pesar de ignorar otras enseñanzas maternas como “no salgas con el cuello descubierto en invierno y lleva siempre un pañuelo en el bolsillo por lo que pueda pasar”.

Paco está dispuesto a ayudar en sus compañeros de trabajo en sus tareas, es el alma del grupo en las fiestas de empresa y a la hora de la comida, siempre tiene el chascarrillo adecuado para cada momento. Es querido por todos. Podría ser un colega ideal si no fuera por un pequeño defectillo… no le gusta compartir conocimiento de su área de responsabilidad.

Paco aún no lo sabe pero en 5 años va a ser despedido.

icon_76271

Paco aprendió casi todo lo que sabe de su predecesor en el puesto, Julio. Él también le contó que el mejor modo de hacerse imprescindible en la empresa era defender a capa y espada el reino de taifa que iba a heredar. “Te conviertes en necesario cuando sabes hacer algo que el resto ignora, si tienes siempre listos los entregables que necesitan nadie te preguntará por el cómo y tú podrás atesorar el conocimiento que te traspaso y te asegurarás con ello la permanencia en la empresa”. Julio se jubiló hace ya 10 años y la gente aún habla de él con respeto.

A Paco no le gusta eso de las redes sociales. Las mira con resquemor, y hasta con temor cuando piensa en sus hijos y en todas las amenazas que pueden traer a su plácido entorno familiar. En la oficina piensa que son para los que están ociosos, un pasatiempo para los que no tienen nada mejor que hacer. Reniega de ellas, se jacta de no necesitar ninguna en su vida, y sin embargo lleva ya un par de años utilizando Whatsapp, de hecho no habla por teléfono con sus amigos de la infancia desde que está en contacto con ellos en ese grupo en el que comparten sus novedades vitales, las opiniones sobre la actualidad, chistes y, de vez en cuando, alguna foto subida de tono.

Paco piensa que las redes sociales son tecnología y que después de haber hecho el esfuerzo para adaptarse al móvil táctil no cree que vaya a necesitar muchos más avances para sobrevivir en su amada empresa los 15 años, 20 si el gobierno de turno le hace el lío, que le quedan hasta la jubilación.

 

 

Jaime está soltero, pero los planes de boda comienzan a vislumbrarse en su horizonte tras más de cinco años con Pilar. Además, justo ahora que va a acabar el máster tendrá un poco más de tiempo.

Jaime conoció a Pilar asistiendo a un evento promocional al que un amigo de su universidad le había invitado por Facebook. Al ser presentados tuvieron una conversación muy amena pero, a su parecer, demasiado corta. Como se quedó prendado de su sonrisa, al día siguiente decidió buscarla entre la lista de asistentes al evento y le envío una solicitud de amistad. Después de dos meses de chatear y un par de citas con otros amigos, quedaron y se dieron el primer beso.

Jaime acaba de aceptar su primer reto como manager y es considerado como un empleado de alto potencial. Tiene intuición, trabaja duro, posee una gran capacidad de aprendizaje y, sobre todo, siempre está dispuesto a compartir las enseñanzas recibidas y consigue expandir su conocimiento exponencialmente. Gracias a ello ha conseguido el aprecio de sus compañeros y jefes, además de una gran visibilidad dentro y fuera de su empresa.

Jaime considera que el conocimiento es como el agua y que si no fluye acabará por estancarse y oliendo a podrido. Considera que la trasparencia es el mejor camino para evitar malentendidos y, sobre todo, la mejor medida para no tener que emplear un montón de tiempo aclarándolos. No piensa en las redes sociales como algo tecnológico sino como una herramienta para lograr sus propósitos y ahorrar tiempo. Desde que empezó a colgar los reportes trimestrales en la red corporativa de la empresa y a responder las dudas allí mismo, se han reducido un 67% las llamadas a su departamento.

Jaime considera el mail algo obsoleto y aunque lo utiliza con sus superiores y clientes internos, ha comenzado una iniciativa piloto dentro de su grupo para eliminarlo. La mayoría de las comunicaciones se realizan abiertamente y con transparencia en un grupo privado que han montado en la red corporativa.

Jaime recibirá un premio a la innovación en la fiesta de Navidad de este año.

Paco recibirá un premio a la constancia.

Jaime será el jefe de Paco en 5 años.

Jesús Garzás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *