0

Educar en la gestión de la incertidumbre

Cuando pienso en el futuro laboral de mi hijo de 6 años, me resulta complicado adivinar qué opciones tendrá en el mercado en 15 o 20 años.

Espero que me deje poner mi experiencia como orientador a su servicio para ayudarle a dirimir las primeras incógnitas: ¿qué es lo que más le gusta? ¿Qué actividad está más alineada con sus valores?

Eso será un buen punto de partida para comenzar su andadura profesional, pero a partir de ahí, de entre las herramientas / competencias que le harán más confortable ese viaje, surge una que se me antoja imprescindible: la gestión de la incertidumbre.

incertidumbre

Seguir leyendo →

0

La paciencia es la madre… de los cambios culturales

A la hora de pensar en el cambio, hay que tener en cuenta que las personas somos unos seres complejos, enrevesados, y contradictorios. Nada que haya que lamentar, para bien y para mal, nuestro cerebro tiene un funcionamiento harto complicado.

Así, nos encontramos que la mayoría de los seres humanos muestran inicialmente un rechazo al cambio, el cerebro se siente seguro en entorno conocido, así que esgrimimos cualquier excusa para demorarlo hasta el infinito y más allá.

Eso sí, una vez se alinean los planetas de forma correcta, y estamos convencidos y motivados (intrínseca o extrínsecamente) para cambiar, resulta que no podemos esperar. El cambio tiene que ser para ya.

Pues, “lo bueno se hace esperar”, que decía tu abuela. Y era una mujer muy sabía.

paciencia

Seguir leyendo →

0

La mala suerte

Hoy me dijeron que tuve mala suerte, y mientras asentía con la cabeza, con las tripas me rebelaba.

Nunca he creído en la mala suerte, aunque en múltiples ocasiones me he visto tentado a adoptarla. Como el ateo que reza cuando se acerca la muerte. En los malos momentos cualquier refugio parece bueno para el alma.

La mala suerte es un recurso baldío. Un terreno estéril. Ese amigo peligroso que tu madre te dice que no te va a traer nada bueno.

mala suerte

Seguir leyendo →

0

Querer y poder

El efecto secundario negativo de tener un padre al que le gusta el coaching es que a veces está uno tan cegado con insuflar autoconfianza a su hijo, que no ve la realidad que tiene delante de sus ojos.

Querer y poder no es un nuevo culebrón para la sobremesa, es una anécdota real con mi hijo de protagonista. Sí, me estoy volviendo una especie de abuelo cebolleta versión padre, ya lo sabéis.

El otro día mi hijo tenía que subir un tramo de escaleras con su bicicleta y me pidió ayuda, a lo que yo le dije que ya era lo suficiente mayor para intentarlo él solo. Obviamente porque pretendía que reforzara su autoconfianza consiguiendo hacer algo que él inicialmente pensaba que no podía. Así que tras refunfuñar un poco y, sobre todo, tras deducir por mi lenguaje corporal que no iba a mover un dedo, decidió ponerse manos a la obra. Con algunas dificultades, y con muchos sudores bajo su casco ciclista modelo Hormiga Atómica, consiguió superar aquel tramo.

Ahí fue cuando yo le dije la manida (y enervante) frase de “¿ves?, si quieres, puedes”, a lo que él contesto muy enfadado: No me digas que puedo, papá

querer

Seguir leyendo →

0

El mentor-coach digital

El mentoring y el coaching son dos temas que nos apasiona traer a este blog (y a las empresas), pero casi siempre que lo hemos hecho también hemos recurrido a la labor didáctica de distinguir uno del otro.

Nuestro mensaje siempre ha sido que no hay que mezclarlos y que cada uno tiene su momento, su lugar, y su utilidad. Hoy, sin embargo, pensando en el tema de la transformación digital, y llevándolo al plano individual, la moraleja es que hay sitio para los dos. Juntos y complementarios, mucho mejor que cada uno por su lado.

mentor-coach

Seguir leyendo →

0

No contestan

Qué se le va a hacer. Me apetece seguir reflexionando sobre las anécdotas que vivo con mi hijo. En el fondo de mi ser creo que es porque tengo un niño muy salao y da mucho juego, pero no soy tan ciego como para no percibir cierto tufillo a padre pesado. Por eso siempre advierto antes de comenzar estos posts.

Hoy mi trabajo se trata de contestar aquí a una de esas preguntas que lanzan los hijos como si nada, pero que no tienen fácil respuesta (tranquilos, aún no se ha cuestionado seriamente el origen de los bebés), que ahondan en esas incoherencias de nuestra sociedad que pasan desapercibidas para nuestros ojos acostumbrados a ellas, pero que no resisten el filtro de una mirada nueva y sin prejuicios.

Padre e hijo

Seguir leyendo →

2

Cuatro años en cuatro posts (+ bonus mix)

Pues estamos otra vez de aniversario en el blog. Y la verdad, da cierto vértigo mirar hacia atrás, aunque sobre todo siento sorpresa al comprobar el número de posts escritos a lo largo del camino: 180.

Siento alegría, y un pellizquito de orgullo en el ego, al comprobar que el número de acompañantes ha ido siempre creciendo, poco a poco (somos un pueblecito), a lo largo del camino. Supongo que por eso sigo, el día que el nombre del blog, en buena compañía, pierda sentido en alguna de sus acepciones, perderá también sentido la existencia del mismo.

Se me ha ocurrido que una buena forma de celebrar el tiempo trascurrido es tirar de recuerdos y de artículos antiguos, a fin de cuentas, se retroalimentan mutuamente. Nostalgia para los más ancianos del lugar, quizás descubrimiento para los que acaben de llegar.

cuarto aniversario

Seguir leyendo →

16

Los besos que no se dan. Los sueños que sí se cumplen.

Advierto ya de antemano que este post va a contener dos elementos que a mí personalmente no me atraen como lector de blogs. A cambio uno que sí lo hace, y mucho.

Es un post eminentemente publicitario. ¡Publican mi primera novela! ¿Cómo podría evitarlo?
Es también un post de “Mirad, lo he conseguido”, algo que a veces según se enfoque puede dar cierto repelús. Intentaré que no sea así.

Pero es ante todo un post de compartir alegría, un post que me sale de dentro. En una palabra, auténtico.

Los besos que no se dan

Seguir leyendo →

2

La mejor lotería, el trabajo y la economía…

En estas fechas tan entrañables, y con motivo del sorteo de la lotería de Navidad, he decidido destripar este dicho de la cultura popular.

Para empezar, al césar lo que es del césar, en este caso, al gordo lo que es del gordo. El trabajo y la economía están muy bien y ampliamente relacionados, como discutiremos más adelante, y, desde luego, son clave en nuestras vidas. Pero creo que, sin lugar a duda, la mejor lotería es que te toque un premio tan grande que te permita realizar el trabajo de tus sueños sin la dichosa necesidad de estar cuadrando números constantemente. El corsé de las cuentas a veces aprieta tanto que coarta la creatividad, la innovación y la posibilidad de disfrutar al cien por cien de tu actividad.

Por tanto, la mejor lotería es que te toque bien la lotería… no nos confundamos.

Lotería

Seguir leyendo →

0

Las oportunidades perdidas

La tentación de mirar por el retrovisor las oportunidades pérdidas está siempre ahí.  Y es un error. Los cambios se labran en el presente y sus frutos se recogen en el futuro, el pasado no es más que un terreno baldío.

Y sin embargo cada vez que los miedos surgen, surgen con ellos las ganas de girar el cuello. Y no es que las oportunidades perdidas sean algo malo, lo malo realmente es recordarlas de forma reiterativa.

oportunidades

Seguir leyendo →