2

Somos virus con patas

Somos virus con patas y alguno aún no se ha enterado. Somos virus con patas preparados para matar. Somos virus con patas, muy a nuestro pesar.

Tantas veces he escrito en otros contextos que si no eres parte del problema no puedes ser parte de la solución, y la realidad con una hostia sin precedentes nos lo ha venido a demostrar con muertos, y aún hay gente que no se quiere enterar.

No se trata de no salir a la calle para no pillar el dichoso virus, se trata de no salir para no trasmitirlo.

coronavirus

Seguir leyendo →

0

Ojo al dato

Vivimos en la era del dato, no cabe duda. El dato es la gasolina que alimenta las nuevas tecnologías que están cambiando el mundo: Inteligencia Artificial, Internet de las cosas, … El dato es el oro del S. XXI que se disputan los grandes gigantes tecnológicos.

Pero, ojo al dato, porque, a diferencia del oro, el dato no vale nada si no sabemos darle forma. Es una materia prima que abunda por el mundo y por las empresas, pero que, sin transformar, en bruto, tiene menos utilidad y menos valor que la arena en el desierto.

El dato se crea y se destruye, pero únicamente tiene utilidad cuando se transforma. Y, aunque todo se andará, esa labor de pensar en que queremos transformarlo recae en los humanos.

dato

Seguir leyendo →

0

Ni autoestima, ni autoesTIMO

Esta semana toca hablar de nuevas generaciones, en concreto de esa que viene por detrás de la generación Z, y que no tengo muy claro cómo se va a denominar (solamente espero que no tomen ejemplo de las matrículas de los coches y empecemos ahora con la doble letra porque quedaría un poco ridículo). Esa generación a la que, para facilitar las cosas y dar contexto al post, denominaré: la generación de mi hijo.

Esa generación a la que alimentamos tanto su autoestima que su ego tiene riesgo de contraer obesidad mórbida.

Así que hoy me pongo en plan padre para contestar al que me justifique algo sin sentido aparente aludiendo a la autoestima: “Ni autoestima, ni autoestimo”

Autoestima

Seguir leyendo →

0

Formación: si no la haces por ti, hazlo por tu valor profesional

A estas alturas de la vida aún hay gente que ve la formación como un ladrón de tiempo, un trámite, o, peor aún, un objeto de postureo. ¿Os suena?

Como siempre, no podemos depositar la culpa al cien por cien en la persona en cuestión, todos los que forman parte de la cadena de la formación afortunadamente tienen (tenemos) algo de culpa, y es que quién no se considera parte del problema difícilmente podrá considerarse parte de la solución.

Aunque si tengo que elegir un enemigo común, un mal endémico que impacta en este problema, sería cómo no, una de las lacras de nuestros acelerados tiempos: el cortoplacismo.

Learnability

Seguir leyendo →

0

Educar en la gestión de la incertidumbre

Cuando pienso en el futuro laboral de mi hijo de 6 años, me resulta complicado adivinar qué opciones tendrá en el mercado en 15 o 20 años.

Espero que me deje poner mi experiencia como orientador a su servicio para ayudarle a dirimir las primeras incógnitas: ¿qué es lo que más le gusta? ¿Qué actividad está más alineada con sus valores?

Eso será un buen punto de partida para comenzar su andadura profesional, pero a partir de ahí, de entre las herramientas / competencias que le harán más confortable ese viaje, surge una que se me antoja imprescindible: la gestión de la incertidumbre.

incertidumbre

Seguir leyendo →

0

La irrealidad de la formación con realidad virtual

La realidad virtual y la realidad aumentada han llegado para transformar el mundo de la formación, pero no el del desarrollo.

Me resulta curioso que apenas (o incluso nada) se ha hablado de ellas en este blog, pero hoy  toca darle una vuelta al tema.

Estoy convencido que cambiarán (ya están cambiando) el modo en el que aprendemos, pero también lo estoy, y ahí quizás mi opinión sea más discordante con el sentir general, que no cambiará tanto el modo en el que un profesional crece y madura.

Realidad virtual

Seguir leyendo →

0

Resiliencia, la más humilde de las competencias

Aunque ha conseguido ser palabro de moda, la resiliencia, la auténtica, viene exenta de vanidad. Detesta los focos.

No necesita ser exhibida, ni necesita grandes alharacas, lo suyo es estar ahí en la sombra para cuando se la requiera… y más temprano que tarde, esto suele suceder.

La vida en general, y más específicamente en el contexto de este blog, la profesional, no suele ser un camino recto. Hay curvas, hay cambios (de rasante), y nuestra capacidad de adaptación será la que nos permita mantener el rumbo para alcanzar nuestras metas.

Resiliencia

Seguir leyendo →

1

¿Podemos trabajar el desarrollo del talento con agile?

Esta semana vuelvo a la carga con, a juzgar por las visitas, uno de vuestros temas favoritos: Agile en RRHH.

Ya habíamos hecho un acercamiento general, y un zoom sobre cómo podríamos aplicarlo para mejorar el reclutamiento.  Ese ejemplo pretendía ser una demostración de que, lejos de trasladar literalmente una metodología de desarrollo de software y esperar que haga magia, lo que pienso es que debemos intentar es interiorizar sus conceptos y utilizarlos en cada caso como mejor sirvan a nuestros objetivos.

Si os habéis leído el título del post, habréis adivinado que el proceso al que quiero someter al agilizador hoy es… la gestión del desarrollo del talento.

Talento agile
Seguir leyendo →

0

La rebelión de los máquinas

A finales del año pasado leí en mi timeline de Twitter, a través de la cuenta de Ramón Trecet (@trecet, sí, el de la NBA, y además una buena cuenta para estar al día sobre la revolución tecnológica actual) que se ha creado “THE INSTITUTE FOR ETHICAL A.I. IN EDUCATION”.

Lo que más me llamo la atención eran las dos frases que acompañaban a este anuncio:

“La Inteligencia Artificial va a ser o la mejor cosa o la peor cosa que le ha pasado a la humanidad” y, ésta ya más clásica y bien sabida, “Todo empieza y acaba en la educación”

Dos sentencias que nos van a dar juego en el blog.

Los máquinas

Seguir leyendo →

0

No diga retención del talento, diga motivación

No me gusta la palabra retención aplicada al talento. Qué le vamos a hacer, puede que no sea para tanto, ojalá todos los problemas a los que nos enfrentamos fuesen únicamente una cuestión de elegir bien el vocabulario. Pero dejadme que hoy me ponga un poco tiquismiquis.

Si le dedico un post al tema es porque creo que, en este caso, es fácil de cambiar esa denominación y, lo más importante, con ella la intención desde la que se gestiona esta tarea, que es, en definitiva, el quid de la cuestión.

retención de talento

Seguir leyendo →